lunes, 5 de enero de 2009

Variación sobre un tema conocido


A variation on a Hokusai's theme, originally uploaded by ionushi.

La costumbre de adherir estampas votivas en las columnas a la entrada de ciertos templos y santuarios se remonta al siglo XIV. Entonces se trazaban individualmente en láminas de cobre, pero en la segunda mitad de la época de Edo ya se producían en serie, muchas veces diseñadas por artistas de ukiyo-e, que naturalmente no se limitaron a las imágenes del culto religioso. Es el caso de esta, proveniente de la bahía de Futami donde mujeres pescadores se sumergían para recoger ayer algas, hoy perlas, y que traduce el Sueño de la mujer del pescador imaginado por Hokusai en una escena ya no onírica pero en cambio submarina, en la que la mujer es ella misma pescadora, como revela la poderosa musculatura, y no anhela al pulpo sino que se le enfrenta. La estampa es de la época Taisho (1912–1926), cuando ya los senjafuda se empleaban no sólo para dejar testimonio de la visita al lugar sagrado sino también, lo mismo que ahora, como pintorescas tarjetas de visita.

1 comentario:

ricardo dijo...

Aurelio, en el siglo XXI en los templos hinduistas de india, las estampas votivas se colocan a la circunferencia de los templos, con imagenes de Durga, Rada, Krishna, para infundir respeto religioso de los que por costumbre se mean en las paredes del templo. Cambian los tiempos no.?. Te saludo. Gilson