sábado, 15 de noviembre de 2008

Desde el mismo lugar que tantos otros

Un amigo me hizo notar hace tiempo —no a propósito de esta imagen— la similtud entre algunas de mis fotografías y ciertas estampas de Kawase Hasui (川瀬 巴水, 1883 – 1957), quizá el más importante de los creadores de shin hanga, que dieron nueva vida, a principios del siglo XX, a la tradición del ukiyo-e. Tenemos algunos grabados de Hasui, pero no el que aquí aparece. Lo encontré hace un momento en esta página de shinganha.net, buscando otra cosa. Según se lee ahí, la estampa es de 1935 y se imprimió en dos tiradas: una en papel de primera calidad, para consumo interno, y otra en uno más delgado, para exportación. (Era una práctica habitual en tiempos de penuria económica, pero que de otras maneras sigue practicándose en nuestros días. Si uno quiere comprar una cámara fotográfica, por ejemplo, siempre será mejor que elija el modelo para consumo interno, que tendrá más recursos. A diferencia de lo que ocurre en otros países, los japoneses se guardan siempre lo mejor suyo para ellos mismos.)
           La fotografía es del verano de 2007, cuando mi amigo Jesús Guzmán Moya viajó desde Puebla para exponer en Fukuoka y viajamos juntos a Miyajima. El santuario de Itsukushima data quizá del siglo VI, pero su diseño actual y el torii son del XII. Las imágenes que se han tomado desde esta perspectiva son sin duda innumerables.

2 comentarios:

Susana Marques dijo...

Acontece de forma natural, quando o que existe é devidamente sustentado, quando é de grandeza superior à sua função. Mesmo que a função se altere se a forma for tão harmoniosa como sustentada ela vai prevalecer e manter a capacidade de despertar interesse e fascínio. O que é verdadeiramente belo sobretudo em intervalos de tempo tão grandes. A comparação de registos são sempre a certeza de que a mensagem continua a ser transmitida. (reporto-me sobretudo a cenários construídos)

El Duilfo dijo...

Siempre he tenido curiosidad, de esa que se tiene hacia las cosas que llaman al alma, hacia estampa roja. Siento que ese templo tiene algo que decirme. Gracias por recordármelo.