jueves, 14 de agosto de 2008

Mujer mirando al mar, con parasol


The wind, the sea, the waves, originally uploaded by ionushi.

Ayer, siguiendo el margen del Yodo —que es ancho y tiene campos de golf y parques de diversiones y lugares para acampar, y un camino para ciclistas que por desgracia no corre a todo lo largo, aunque casi— hicimos ida y vuelta el trayecto en bicicleta desde Hirakata hasta Maishima, una isla artificial añadida al puerto de Ósaka en 1994 y dedicada a las actividades deportivas, con estadios y gimnasios y canchas para esto y lo otro. No que pensáramos llegar hasta allá, sino apenas a la desembocadura del río y la visión del mar, pero siempre quiere uno ir un poco más lejos, ver qué hay a la vuelta de la esquina o al otro lado del puente. Y lo que había era eso que ven en la foto. Casi nadie, además, porque en estos días en que se recibe a los muertos en casa, o se va a encontrarlos al pueblo, los lugares de esparcimiento están más bien vacíos. Tal vez por eso mismo esa mujer habrá ido hasta allá a ver las olas y las nubes. No le habrá costado tanto llegar como a nosotros, bajo el sol de la tarde y con el viento en contra, y no sabrá que luego vino hasta aquí entre la brisa y las sombras que se fueron poblando de grillos y libélulas y ranas y bichos de toda especie, para que pudieran verla.

3 comentarios:

Tashano dijo...

Es una imagen muy bonita.....pero a mi me da la sensación, por lo que cuentas, de soledad, que no quiere decir que sea una situación de tristeza.

Aurelio Asiain dijo...

Y no, en realidad había una amiga suya al lado. Pero me estropeaba la foto.

Strika dijo...

Te quedó genial. Me encantan las texturas (las olas, la sombrilla, la falda...).