martes, 7 de abril de 2009

Los primeros cerezos, las magnolias


magnolias en blanco, originally uploaded by lamonse's views.

Para Andrea Seidel

Las magnolias están entre las flores más antiguas del planeta. En Japón se cultiva sobre todo la que aparece en la foto: una variedad importada de China en el siglo VII, 木蓮, 木蘭 mokuren (Magnolia liliflora), de hojas grandes con tintes rosáceos de variable intensidad. La nativa 辛夷 kobushi (kobus magnolia; Magnolia praecocissima) es más pequeña y aún se encuentra silvestre, como indican las denominaciones 山辛夷 yama kobushi, camelia de montaña, y やまあららぎ yama araragi; una variedad más delicada es しでこぶし shide kobushi, Magnolia stellata.

Todas estas florecen antes que la mayoría de los cerezos, y son igualmente efímeras. De ahí el curioso nombre antiguo 田打桜 tauchi sakura, “cerezo del inicio de las plantaciones”, que pudiera indicar cómo el rito colectivo japonés que colma los prados y vacía las botellas se liga en el origen a los ciclos agrícolas, cuando la orientación de las flores ayudaba a determinar el calendario de la siembra y podía augurar una buena cosecha, antes de que las cortes de Nara y Heian transformaran tantos rituales religiosos en experiencias estéticas seculares, y la época de Edo en celebraciones gregarias. Así podría explicarse también que las magnolias sean símbolo de confianza y se recomienden para combatir la incertidumbre.

Pero hay también una flor de magnolia al principio del verano: 朴の花, ほおのはな hoo no hana, fragante y que se emplea para preparar té y hoobomiso 朴葉味噌 ほおばみそ: pasta de miso con magnolias asadas y cebollín.

1 comentario:

Ana María dijo...

¡Qué bello! La imagen, la historia, el sentido ritual y su significado soccial me encantó.

Gracias por compartirlo.

Saludos