jueves, 20 de marzo de 2008

Palabras indecisas de un poeta


Close your eyes to see it, originally uploaded by ionushi.

Rudyard Kipling, a quien mencionamos el otro día, escribió en 1892 un curioso poema sobre el Gran Buda de Kamakura que puede leerse en esta página del excelente Archivo de Japón en la poesía de lengua inglesa que construye desde 1987 David Ewick, de la Universidad de Chuo. Quince años después que Kipling, uno de sus traductores, Efrén Rebolledo, produjo este soneto:

D A I   B U T S U

    
                  A Luis G. Urbina

Con tu dulce mirada que divisa
hacia adentro, y sentado en áureo loto,
me haces pensar en un Edén remoto
que más allá del mundo se precisa.

Resplandece en tu rostro una indecisa
felicidad, la luz de un sol ignoto,
y por más que te miro nunca agoto
la benéfica miel de tu sonrisa.

Los siglos se sumergen en la obscura
noche del infinito, la doliente
humanidad, gimiendo de amargura,

se arrastra o trepa en triste caravana,
y tú sueñas, Dai Butsu, eternamente,
gozando del reposo del Nirvana.


La imagen dantesca de la humanidad doliente, opuesta al gozo del Buda, vuelve poco creíble la beatífica contemplación, y la visión de la felicidad del Buda como “indecisa” no es muy afortunada. Llama la atención además que, aunque Rebolledo tenía pocos meses en Japón cuando escribió el soneto (una de sus Rimas japonesas, Tokio, 1907), no advirtiera lo extravagante de dirigirse en segunda persona al Dai Butsu, apelación que propiamente se refiere a una estatua y no al personaje representado. Más curioso es que tampoco lo advierta siete años después, al volver a publicar el poema en la segunda edición de las Rimas japonesas (1915). Curioso, pero explicable: si se leen las dos noveletas notoriamente autobiográficas que Rebolledo escribió en Japón, Nikko y Hojas de bambú (las dos de 1910), se verá que, como muchos de su oficio y condición, el autor alternaba casi exclusivamente con extranjeros.
            Diplomático de larga carrera, Efrén Rebolledo estuvo adscrito a la Legación de México en Japón de 1907 a 1915, siempre con el rango de segundo secretario y durante varios periodos en funciones de encargado de negocios. Aunque sus biógrafos dicen que fue un funcionario ejemplar, más de un pasaje de sus obras nos permite imaginar otra cosa.
            Amado Nervo lo describió para siempre como “un modernista de alma parnasiana”. Para José Emilio Pacheco (en su Antología del modernismo, que cito por lo pronto de memoria) fue “el más modernista de los poetas mexicanos”; según Xavier Villaurrutia (en el prólogo a sus Poemas escogidos, de 1939), escribió "los más intensos, y, hasta ahora, mejores poemas de amor sexual de la poesía mexicana" (los de Caro Victrix, de 1919). En Los signos en rotación (1972), Octavio Paz lo compara con Tablada y anota que “entre la cultura japonesa y su mirada se interpuso siempre la imagen estereotipada de los poetas franceses de fin de siglo y su Japón fue un exotismo parisino más que un descubrimiento hispanoamericano”.
               Habría que matizar un punto, pero será otra vez. Ahora salió aquí don Efrén a poner sus versos al pie de la foto, que es del 2 de enero de 2007.

3 comentarios:

espelta1922 dijo...

Entre en su blog desde blogalaxia... Me sorprendió, la verdad, el origen... No me arrepiento, descubrí una isla literaria muy interesante y trabajada... Volveré.

Anónimo dijo...

Hola Aurelio,
perdón por hablarte/escribirte "de tú..." Pero no me sale de otro modo pues te conocí muy jovencito (¿16 o 17 años?). Te ví una o dos veces en el Museo del Chopo (DeFe) algunas de las veces que fuiste ahí por tu madre, Mercedes Córdoba. Las dos asistíamos a un Taller de Cuento coordinado por un argentino (Ricardo Clark)... Emigré a Xalapa, ciudad en la que alguna vez trabajó Mercedes -creo que con el grupo fundador del canal de televisión estatal (el "4Más")- Después le perdí la pista... hace unos 20 años que no se nada de ella.
... Tu blog es bellísimo... Las fotos me dejaron sin aliento... LLegué aquí a través de un comentario que dejaste en la página de Alejandro Aura...
Saludos desde Xalapa, Veracruz, México.
María Elena R.

ele de lauk dijo...

Más bella que las poesías ,
la imagen .