sábado, 27 de septiembre de 2008

Lo que trajo la luna la otra noche (II)

Grabado de Ohara Koson

Desde que la leí por primera vez me ha maravillado esta visión de Dôgen:
¿Qué cómo es
     la vida en este mundo?
Lunar reflejo
     del rocío en el pico
           que una grulla sacude.

世の中は 何にたとへん
水鳥の はしふる露に宿る月影
La luna en el agua del budismo zen, que naturalmente imaginamos en la superficie inmutable y tocada de eternidad de un estanque silencioso, aparece aquí encerrada en gotas de rocío, como en tantos poemas japoneses, sólo que esta vez aun más efímeras, lanzadas al aire por una grulla, ave que paradójicamente es símbolo de longevidad en la cultura japonesa. La luna, imagen del absoluto, se multiplica y se fragmenta en un agua más leve tal vez que la de la esfumada estela del poema sobre el que flota el de Dôgen: el famoso de Sami Manzei, eterno cinco siglos antes y del que es una de las variaciones más extraordinarias:
¿Qué cómo es
     la vida en este mundo?
Como la estela
     de una barca en el alba
           de la que nada queda.

世の中を 何にたとへむ
朝開き こぎ去にし船の 跡なきごとし
Me refiero en detalle a este poema en Luna en la hierba, donde cito también la variación del monje Ryôkan (1758–1831):
¿Qué cómo es
     la vida en este mundo?
Como el vacío
     del eco de los montes
           que resuena en el cielo.

世の中を 何にたとへむ
山彦のこたふる聲の むなしきがこと

1 comentario:

ElPoeta dijo...

Hermosos versos. Es mi primera visita a tu blog y quiero felicitarte porque es bello. Un fuerte abrazo,
V.