miércoles, 17 de septiembre de 2008

Los formalistas son sentimentales

Durante los cinco años que viví en Tokio tomé casi todos los días la línea Namboku del metro para hacer, de ida y vuelta, el trayecto entre las estaciones de Korakuen y Nagatacho, cercana la primera a nuestra casa y la segunda a la Embajada de México. En febrero de 2007, cuando ya estaba a punto de dejar mi puesto en la Embajada, decidí recorrer la línea completa y hacer dos tomas (alguna vez fueron tres, lo confieso) en cada andén, entre un tren y otro. Aquí está lo que salió. Mucho de la serie es lo que llaman fotografía abstracta: para mí es un viaje sentimental. La última vez que me subí a la Namboku, de visita en Tokio, para ir a casa de mi amiga Sara Luna, magnífica fotógrafa, me dio un ramalazo de nostalgia que no vean. Ya verás, Sara, ya verás...

5 comentarios:

Paola Cescon dijo...

¡Por tu culpa! (y la de Pedro, la de Victor, y tantos maravillosos que encontré en el FBK)reapareció el "bichito que me picaba" con respecto a estudiar fotografía...
Pregunta bien a lo porteño: ¿antes de sacar cada foto trapeabas el piso o Japón es así de impoluto? ¡My Good!! Si llegás a venir a Argentina y recorrés nuestros subtes (metros)podés fotografiar "obras de arte variadas" que conforman la cantidad de suciedad y basura que encontrás por doquier.
Un placer, como siempre.
Beso, multifacético Aurelio

Aurelio Asiain dijo...

Japón es así de impoluto. Tokio, sobre todo. Yokohama también, mucho. Kioto, Fukuoka, también. Osaka un poco menos. De pronto ves una colilla en la calle por aquí.

JHT dijo...

Si. Y si la encuentras, seguro la tiró un chino.

T. dijo...

... o un coreano. Y algún malicioso pensará que la limpieza es un truco de photoshop ¿no? Yo sé de países completos que agradecerían "un truco de limpieza".

Strika dijo...

... o un mexicano.