sábado, 13 de septiembre de 2008

Nada más tres poemas esta vez


Después de cinco años, termino —doy por terminada, mejor— mi traducción de los Cien poemas de cien poetas (百人一首), la antología de poesía japonesa preparada por Fujiwara no Teika en el siglo XIII que frecuentemente he mencionado aquí. Estos son tres poemas del libro, en los que no es difícil advertir cómo la secuencia no obedece sólo a la cronología sino a las afinidades y contrastes en el tema, el tono, las imágenes. Aquí de la soledad, la sensación de abandono, la incertidumbre, la amenaza de los elementos, el paso del tiempo.

46. SONE NO YOSHITADA

Boca de Yura.
Igual que el marinero,
roto el timón,
voy al pairo y no veo
a dónde va mi amor.

曽禰好忠 / 由良のとを 渡る舟人 かぢをたえ 行方もしらぬ 恋の道かな
yura no to o/ wataru funabito/ kaji o tae/ yukue mo shiranu/ koi no michi kana



47. EL MONJE EGYÔ

Cerca mi casa
desordenadamente
la mala hierba.
Ya nadie viene a verme.
Sólo el otoño llega.

恵慶法師 / 八重むぐら しげれる宿の さびしきに 人こそ見えね 秋は来にけり
yaemugura/ shigereru yado no/ sabishiki ni/ hito koso miene/ aki wa ki ni keri




48. MINAMOTO NO SHIGEYUKI

Como las olas
que furioso echa el viento
contra las rocas:
así estoy yo, deshecho,
entre mis pensamientos.

源重之 / 風をいたみ 岩うつ波の おのれのみ くだけてものを 思ふころかな
kaze o itami/ iwa utsu nami no/ onore nomi/ kudakete mono o/ omou koro kana

6 comentarios:

JHT dijo...

Buenísima noticia. Excelentes tres, como entrada.

Miguelángel Díaz Monges dijo...

Te dejo aquí lo mismo que en Faceboook y que en poco se diferencia de lo que iba por mail:

Este es un trabajo admirable, Aurelio. Hablo de tus versiones, pues, como sabes, de japonés apenas si entiendo unos cuantos emoticones.

Sólo tres palabras por ahora: cadencia, rtimo y rima. Expresión total y fragmentaria en cada verso y continuidad de cada verso en el siguiente, como el Yodo que corre hasta ser río, poema, totalidad que fluye.

No desdeño -tonto sería yo- el inmenso trabajo que adivino en el afán traductor. las dudas y las certezas equívocas; la sospecha de que esta o aquella palabra puede ser otra más precisa y menos bella o más bella aunque imprecisa. No dudo que esos pictogramas son madejas tremendamente difíciles de deshilar para tejer de nuevo en otro idioma, en otra grafía. Desgraciadamente no puedo apreciar el mérito traductor o el riesgo del "traditor". Pero sé porque lo veo, lo leo, lo gusto, lo siento, que estoy ante poemas bellísimos que sólo pueden surgir de una profundidad expresiva explorada con amorosa paciencia.

Para gozar de estos poemas me bastan ellos mismos y mi capacidad de hacerlo, para comprender más o menos a fondo lo que implican he tenido una especie de manual pintiparado: margen del Yodo.

Gracias, Aurelio, por esto y por lo otro que tú bien sabes.

Lucinda dijo...

Los tres son maravillosos. Celebro muchísimo que hayas concluido semejante proyecto.

Strika dijo...

Enhorabuena, Aurelio. Me gustan los tres. Ojalá pronto podamos leer los demás.

Un abrazo

P.D. Cada vez me dan más ganas de aprender japonés.

Luigi Amara dijo...

Felicitaciones, Aurelio, propongo un brindis a la distancia con chochu de chamoy por haber alcanzado la otra orilla de una traducción tan demandante. Me imagino que ya tendrás editor...
Por otro lado, ¿no sería ya hora de que develaras el misterio de aquella foto de pantorrillas femeninas que publicaste aquí hace unos meses?
¡Salud!

Iliana. dijo...

Esto sí lo reconocí, la métrica de los tankas... y si es difícil escribir un tanka decente en español, ha de serlo mucho más cuando lo que haces es traducirlo del japonés. Son de una belleza serena y profunda. Lo que más me gusta de los poemas breves japoneses es su dignidad, su armoniosa dignidad. Felicidades.