martes, 9 de septiembre de 2008

Tejen su telaraña los insomnes





Alguien recordó ayer, en la página de José Juan Tablada en Facebook, este haiku (de Un día…):

L A  A R A Ñ A

Recorriendo su tela
esta luna clarísima
tiene a la araña en vela.



Anoto que la araña es, en la tradición japonesa desde la que esos versos aspiran a ser leídos, palabra del verano, frecuentemente asociada (desde la era Heian, muchos siglos antes de que el haiku se desprendiera del waka) al recuerdo del amor ausente: sin duda porque, como entre nosotros, las telarañas se ligan al abandono, y la fábrica de una tela a los hilos de la memoria que teje el tiempo de la espera (como en el mito de Penélope).
           Si los hilos de la araña simbolizan el vínculo entre dos personas que se han separado pero no se olvidan, la aparición de una araña se asocia a la caída de la tarde y a las poblaciones espectrales de la ausencia. De ahí que las arañas, aunque no despierten en los japoneses el rechazo inmediato que en muchos occidentales, sean sin embargo, en el crepúsculo, signos de mal agüero. Lo cual explica el dicho popular: “No mates a la araña de la mañana, aunque parezca un demonio; mata a la araña del atardecer, aunque se parezca a tu padre” (『朝の蜘蛛は鬼の顔をしていても殺すな、夜の蜘蛛は親の顔でも殺せ』).
           Un lector de la época Heian vería aquí un poema de amor. Un lector de nuestro días tal vez asocie esa tela más bien a la web en cuyos hilos se desvela, no a la luz de la luna sino a la del neón o el halógeno.

5 comentarios:

Strika dijo...

Qué coincidencia. Leo esta entrada después de haber pasado la noche en vela. Pero, a diferencia de otras, esta vez no quise pasarla a la luz del halógeno. Mis pobres ojos cansados no me lo habrían perdonado.

Carolina Pelaez dijo...

Leer estos versos otra vez esta húmeda mañana, me hicieron pensar en la esperanza, aquella de la que habla Nietzsche,

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento.

La imagen de Penélope, la ausencia, la eterna espera, un crepúsculo y un dicho de los pueblos, donde dice que no hay que matar a las arañas ya que si ves una por la mañana te traerá suerte.

Paola Cescon dijo...

Aeppli Ernest: "Símbolo de la mujer hechizante, de esa virago satánica cuya meta consiste en la destrucción del macho".
Platón: "La criatura ligada a su creador; una suerte de cadena de oro los ata uno al otro"
Jean Chavallier: "Lazo umbilical entre el creador y la criatura,y, por otra parte, la unificación cósmica operada por los vínculos establecidos entre los cuatro puntos cardinales".
¿Amor? Dependiente,destructivo, una luz potente "mantiene en vela".
¿Web? Unificación cósmica de vínculos.
A lo "Heian" o a lo "Virtual", este haiku se adapta perfectamente en simbología de tela/araña/desvelo.
Me apasiona la inmensidad que puede develar la brevedad.
Beso y mis honores.

Aurelio Asiain dijo...

Nada más que en Japón la araña no es mujer... Tampoco la luna, por cierto.
Beso, Pao.

Lucinda dijo...

¿Cómo son los géneros en japonés?