miércoles, 9 de julio de 2008

Al final del otoño, o ya en invierno

めぐりくる時雨のたびにこたへつづ
庭に待ちとる楢の葉柏

meguri kuru shigure no tabi ni kotaetsudsu
niwa ni tochitoru nara no ha kashiwa

A cada vuelta
de la helada llovizna
responde siempre
la fronda de la encina
que espera en el jardín.


Al volver como cada tanto a la fantástica página de Idiophonics, que recoge grabaciones de los sonidos naturales mencionados en una serie de poemas escritos por mujeres de la época Heian, advierto que se acompaña este waka de la Princesa Shikishi (式子内親王 Shikishi Naishinnō —1201) con unos segundos de lluvia primaveral. Pero es un poema del principio del invierno: así lo indican tanto su posición en las obras de la autora como la palabra shigure: llovizna invernal. Quién sabe por qué Hiroaki Sato, en su String of Beads: Complete Poems of Princess Shikishi (de donde proviene la versión de la página mencionada), la traduce como shower. ¿Y por qué he traducido yo kashiwa (柏) como "encina" y no como "roble" (quercus serrata)? Porque son árboles cercanos (los dos son especies de quercus) y porque me suena mejor.
       Este es el sonido que se escucha en Idiophonics:


      No he encontrado una grabación de shigure, pero el lector hurgará en su memoria. En cambio no he podido dejar de escuchar la premonición o de sentir la inminencia de otro poema, el de José Emilio Pacheco en El reposo del fuego:

El viento trae la lluvia.
En el jardín
las plantas se estremecen.


(Con un abrazo, Marta.)

2 comentarios:

Marta dijo...

Oigo el agua de lluvia crepitar; como telón de fondo dos poemas tan opuestos y tan cercanos.

Por delante,mi alegría.
Marta

Jorge Javier Romero dijo...

En efecto, el poema funciona muy bien con encina en lugar de roble. ¿Conviven los robles y las encinas?