miércoles, 30 de julio de 2008

Mira lo que te traje de regalo

El amigo Matías Letelier me pide que traduzca un mensaje que alguien dejó en la página del Club de Amigos de la Literatura japonesa de Facebook, y resulta ser una línea de Matsuo Bashô:

富士の風や扇にのせて江戸土産
fuji no kaze ya ôgi ni nosete edo miyage


¡Viento del Fuji!
Te lo traigo de Edo
en mi abanico.


Los diccionarios suelen dar souvenir como equivalente de miyage, y hay quien así lo traduce. No es lo mismo. Se souvenir es en francés “acordarse” pero en inglés, de donde lo toma el japonés, a souvenir no es un recuerdo, aunque también haya quien así lo traduce: es un objeto ligado a la memoria de un viaje, que la gente conserva para recordar dónde estuvo: memento, keepsake.
           El omyage no se conserva: se compra para regalárselo a la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y decirles que se los tuvo en mente durante el viaje. O se compra, más frecuentemente, para cumplir con la obligación social de dar omyage, como muestra el que se vendan en la estación de Tokio, para tal efecto, omyage locales de todo el territorio japonés. (Algo tienen en común con los souvenir: suelen ser tan espantosos como inútiles.)
           Matsuo Bashô, que escribió su poema como hokku inicial de una cadena colectiva, se burla con gracia de esa costumbre: lo que regala no es ese mínimo abanico en el que está dibujado el Monte Fuji, sino un poco de aire. No es poca cosa, en este verano.

5 comentarios:

JHT dijo...

Con esto queda claro que no es lo mismo un encarguito que un souvenir. Ahora uno se podrá negar cuando le digan: "Ahi me traes un recuerdito".

Strika dijo...

No entiendo ni una pizca de japonés ni he estado nunca en Japón, pero según lo que explicas, "omyage" equivale en español a souvenir (o a "recuerdito", pero eso es muy "mexicanito"). No entendí muy bien por qué dices que no es lo mismo.

Saludos

Strika dijo...

Perdón, ya releí tu entrada. La diferencia radica en que el souvenir lo compra uno para sí mismo y el omyage para regalar a otros. Se me pasó el detalle. Será que yo nunca compro souvenirs para mí misma.
Saludos aturdidos

Aurelio Asiain dijo...

Sólo puedes comprar souvenirs para ti misma, strictu sensu. La expresión mexicana "te traje un recuerdito" siempre me ha parecido una tontería. ¿Qué voy a recordar, si yo no fui allá?

Strika dijo...

Nunca había reparado en ello, pero tienes razón. Ja, ja, ja.