lunes, 7 de julio de 2008

La cuna de los Budas de mil mundos

E L   S E X O    D E    U N A    M U J E R

Es la primera boca, y no dice palabra.
La rodea un espléndido montículo de pelo.
Allí puede perderse cualquier hombre sensible.
Es la cuna de todos los Budas de mil mundos.

Otra vez Ikkyu Sôjun (1394–1481), ahora —con cierta libertad— de la versión inglesa de John Stevens en su Wild Ways: Zen Poems of Ikkyu (Companions for the Journey), pues el original es chino.

2 comentarios:

dikua dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dikua dijo...

me hizo pensar en el cuadro de Courbet..al final es realmente el orgen del mundo..